De Cómo la Reducción en los Impuestos en EUA Puede Descarrilar las Negociaciones del TLC

En un buen artículo en Forbes de Steve Hanke de la Universidad Johns Hopkins, se explica qué y porqué es lo que va a pasar con la promesa de Trump a los trabajadores, y que le dieron su voto, de obtener mejores tratos salariales y de empleo a través de la negociación de diversos tratados comerciales con otros países, entre ellos el TLC con México y Canadá:
La causa será los masivos déficits del gobierno de Trump…

16 de Febrero del 2018

En un buen artículo en Forbes de Steve Hanke de la Universidad Johns Hopkins, se explica qué y porqué es lo que va a pasar con la promesa de Trump a los trabajadores, y que le dieron su voto, de obtener mejores tratos salariales y de empleo a través de la negociación de diversos tratados comerciales con otros países, entre ellos el TLC con México y Canadá:

"En economía, las identidades juegan un papel importante. Estas identidades se obtienen igualando dos desgloses diferentes de un solo agregado. Las identidades son interesantes, y generalmente importantes, por definición. En la contabilidad del ingreso nacional, se puede derivar la siguiente identidad. Es la clave para entender el déficit comercial:

(Importaciones - Exportaciones) = (Inversión - Ahorro) + (Gasto del gobierno - Impuestos)

Dada esta identidad, que debe mantenerse, el déficit comercial es igual al exceso de inversión del sector privado sobre el ahorro, más el exceso de gasto público sobre los ingresos fiscales. Entonces, la contrapartida del déficit comercial es la suma del déficit del sector privado y el déficit del gobierno (estatal y local). Por lo tanto, el déficit comercial de EE. UU. es solo la imagen espejo de lo que está sucediendo en la economía interna de los EE. UU. Si los gastos en los EE. UU. superan los ingresos producidos en los EE. UU., que es lo que sucede, los gastos en exceso se cubrirán con un exceso de importaciones sobre las exportaciones (léase: un déficit comercial). . . .

Los déficits comerciales de los EE. UU. no son causados ​​por las llamadas prácticas comerciales desleales. Están hechos en los buenos viejos Estados Unidos. Son los déficits presupuestarios del gobierno los que causan los déficits comerciales. Por lo tanto, si el presidente Trump está preocupado por el déficit comercial y desea reducirlo, debería verse “apanicado” por el acuerdo presupuestario bipartidista "que arruina el déficit" del Congreso. Esto hará explotar el déficit federal. De hecho, las proyecciones de Goldman Sachs son de que el déficit fiscal federal aumentaría desde $750 mil millones en el año fiscal 2018 a $1,050 mil millones en el año fiscal 2019. Por definición, este acuerdo agrandaría el déficit comercial, también.

El presidente Trump tiene un pequeño problema, generado por la visión equivocada de su administración en economía internacional. El presidente ha declarado que firmará el proyecto de presupuesto del Congreso. Pero, poco sabe, la locura fiscal del Congreso hará explotar el déficit comercial, precisamente lo contrario de lo que el Presidente prometió."

Hanke tiene razón: la reforma fiscal de Trump, que baja substancialmente los impuestos, provocará un déficit gubernamental de enormes proporciones que dislocará a la economía de los EUA, seguramente antes de las elecciones del 2020. Para entonces, la recesión en EUA se estará dibujando en toda forma —lo cual nos afectará muchísimo en México, por cierto— y les dará un casi seguro triunfo a los Demócratas en dichas elecciones.

El punto crucial para nosotros es que el déficit comercial de los EUA con México seguramente se ampliará mucho en los próximos dos años reflejando los mayores déficits gubernamentales que se tendrán por la reforma fiscal Trumpiana. Los asesores de Trump en materia económica son de una ignorancia extraordinaria y por supuesto que no podrán hacer nada para evitar dichos déficits, tanto en las finanzas gubernamentales como en el comercio exterior. Pero el incremento del déficit comercial le dará a Trump y sus negociadores "argumentos" para endurecer sus posiciones. Si estos déficits se agrandan mucho en los meses próximos, las probabilidades de que Trump decida acabar con el TLC aumentan de forma correspondiente. Si las negociaciones del TLC aguantan hasta antes de las elecciones de noviembre del 2020 sin mayores cambios, lo cual se ve casi imposible, los demócratas se harán del Congreso en EUA y podrían parar en alguna forma las tendencias proteccionistas de Trump. Si el déficit comercial en EUA se dispara en los próximos meses, Trump podría terminar con el TLC alegando que es su culpa por ser altamente "injusto" cuando la realidad es que dicho déficit está siendo creado en la propia Casa Blanca.